En el servicio de la salud

En 1975, Sor Leonella, siendo la Enfermera Jefe de Pediatría en el “Nazareth Hospital” de Kiambu, cerca de Nairobi, busca la manera de mejorar el tratamiento de los pacientes y en particular de los recién nacidos y cuando se presentan casos difíciles consulta a sus colegas, porque está convencida de que la capacidad y la experiencia de mas personas, trabajando juntas, pueden dar resultados mayores.
Sus sobresalientes capacidades en el ámbito de la Enfermería hacen que la Comunidad le pida continuar los estudios en la Universidad de Nairobi.

Entre 1978 y 1980, retoma sus estudios y consigue el título de Tutora de Enfermería y entre 1983 y 1985, toma el curso para obtener el diploma universitario que la habilita para dirigir la Escuela de Enfermería, consigue también el título de Asistente Social Sanitaria.

En julio de 1985, enriquecida con la experiencia como Enfermera Jefe y concluidos los estudios universitarios, asume la dirección de la Escuela de Enfermería del Hospital de Nkubu, en Meru (Kenya). Aquí reorganiza el pabellón de Maternidad (con capacidad para 100 camas) y la programación de las prácticas de los estudiantes para ayudarles a aplicar lo aprendido durante sus estudios. Su disponibilidad y jovialidad conquistan la confianza y la simpatía de muchos y muchas jóvenes. Continúa también la formación humana y profesional de los profesores porque está convencida que ellos son los “modelos” a quienes mirarán los estudiantes para aprender los valores que deben guiar la vida.
La Escuela de Enfermería de Nkubu, dirigida por Sor Leonella, se clasifica en el primer lugar, a nivel nacional, por los altos puntajes obtenidos por los graduandos, gracias al alto perfil profesional de sus diplomados. La Misionera, por su competencia profesional y dedicación en el ámbito sanitario, es llamada a formar parte del Consejo Nacional de Enfermería con sede en Nairobi y participa activamente en el proyecto del Ministerio de la Sanidad de Kenya titulado: “Salud para todos en el año 2000”, que tiene como objetivo: crear centros sanitarios autónomos en las zonas rurales donde se concentra el 80% de la población.

Sor Leonella recorre kilómetros y kilómetros de carreteras destapadas, habla con los Jefes de las veredas sobre la importancia de la iniciativa y con la ayuda de un equipo de enfermeros, transmite a los adultos nociones fundamentales de primeros auxilios y prevención de enfermedades.
En 1993 es nombrada Superiora Regional de la Comunidad de las Misioneras de la Consolata en Kenya. Se despide de los alumnos y profesores de Nkubu con un escrito que expresa el amor y la confianza que les tiene. A cada uno le desea:

“Que tú puedas tener abundante felicidad, para mantenerte amable;
bastantes pruebas, para conservarte fuerte;
dolor, para ser comprensivo;
esperanza, para ser alegre;
fracasos, para permanecer humilde;
sucesos, para cultivar deseos;
muchos amigos, para encontrar consuelo;
riqueza, para satisfacer tus necesidades;
entusiasmo, para continuar en la búsqueda;
fe, para alejar la ansiedad;
determinación, para hacer que el hoy sea mejor que el ayer.”

Deja un comentario