Hna Norberta: un siglo de misión

Se ha apagado en Moreno (Argentina) Hna Norberta Simoncelli, misionera de la Consolata que ha llegado a la edad de 101 años: queremos proponer nuevamente el recuerdo de su fiesta de los 100 años. 

"La vida es un milagro". Con estas palabras Mons. Oscar, obispo auxiliar de la Diócesis de Merlo y Moreno empieza la Misa en el patio de nuestra casa en Moreno, bajo un cielo que amenaza lluvia, pero a la presencia de muchas personas que - de distintos lugares del país - quisieron venir para celebrar los 100 años de vida de nuestra Hna Norberta.

 

Todos estamos de acuerdo: la vida es un milagro, y cuando es entregada para el bien de los demás se transforma en un milagro de amor: así fue y es la vida de la Hna Norberta. El día de su cumple fue el 18 de enero, pero celebramos la fiesta el día sábado 4 de febrero, para permitir a todas las hermanas de estar presentes.

Hna Norberta vivió toda su vida misionera en Argentina, donde llegó a finales del año 1951: hacía parte del segundo grupo de hermanas que llegaba a nuestra querida tierra, y fue destinada a la misión de Pirané (Formosa). Como enfermera, la hermana atendió a los enfermos, y en la Misa muchas personas recordaban la pasión y generosidad que ponía en este servicio: si había un enfermo que necesitaba sus cuidados, a cualquier hora, con o sin lluvia, Norberta salía para ir a visitarlo.

Además hizo un trabajo hermoso de capacitación en el sector de la salud, y muchas personas del campo se diplomaron en Primeros Auxilios: una ayuda grande para las colonias formoseñas y chaqueñas, donde los médicos y las enfermeras no residían en el lugar y los enfermos no tenían quienes les atendieran. Por eso en el Ofertorio se presentaron unos instrumentos de enfermería, para recordar su movimiento de Pastoral de la Salud que se llamaba "Vida y salud".

Aquí va el video en fotos sobre su vida misionera:

Hna Norberta era enfermera y sobretodo era una mujer consagrada a Dios: lo amaba en los hermanos que el mismo Señor le confiaba, y lo amaba en la oración y con el canto. A través de su voz bonita evangelizaba, por eso en la Misa cantamos dos cantos que le gustan mucho: la Zamba del Bautismo - hermosa catequesis cantada sobre el sentido profundo del Sacramento del Bautismo - y el Salmo que representa su corazón en relación con su Dios: "Te doy gracias, Señor, por tu amor: no abandones la obra de tus manos".

Como bien dijo la Hna Gabriella, éste no fue simplemente un cumpleaños, fue un celebrar las raíces de nuestra misión en Argentina: Hna Norberta fue una de las primeras hermanas Misioneras de la Consolata en el país, y junto con sus compañeras trazó un camino y un estilo de presencia: cercano a la gente, entregado, alegre, simple y generoso. Por eso celebrar su vida es volver a la raíces y al sentido de nuestras presencias en Argentina, agradeciendo por la entrega generosa de Norberta y las demás hermanas y pidiendo a Dios la fuerza para poder seguir con la misma pasión misionera, el mismo amor al Señor y a los hermanos y hermanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *