Encuentro en Bogotá

Del 3 al 13 de marzo se reunieron en Bogotá las superioras de las comunidades de América con la Dirección regional y las administradoras de los distintos territorios.

Ya se sabe, una cosa grande necesita de tiempo para tomar forma: lo percibimos desde el inicio de esta gran aventura que nos unió en una única región continental, y lo percibimos también a lo largo del camino.

Sin embargo, en nuestros encuentros que reúnen hermanas de los varios países, percibimos también unidad y comunión, que nos hacen un único cuerpo, un solo corazón. Como ya experimentaba San Pablo pensando en la Iglesia, en sus comunidades: somos muchos, pero somos un único cuerpo y un solo espíritu.

En Bogotá hemos tenido el segundo encuentro de superioras; el primero fue el año pasado en S. Paulo. Este año fueron las queridas hermanas de Colombia que abrieron las puertas de la casa y del corazón para hacernos sentir verdaderamente en casa.

Fueron días de mucho compartir, y también de formación, con Hna Silvia, brasileña, que nos ha introducido a las dinámicas de un grupo, aplicando a la vida comunitaria. Luego por Skype, pues por el Coronavirus no pudo venir desde Italia, P. Aitor, canonista, no dio charlas sobre la autoridad desde el punto de vista canónico, pero también con profundas reflexiones sobre los valores auténticos de la Vida Religiosa.

Cada día un grupo de hermanas por territorio preparó lindas oraciones inculturadas en la realidad: desde Estados Unidos hasta Argentina, viajamos por el Continente, gozando de las riquezas culturales y espirituales de muchos pueblos, aprendiendo de ellos gestos y oraciones para acercarnos más a Dios.

No faltó la presencia cercana y hermana de nuestra hermanas Sacramentinas, con las cuales compartimos algunos momentos:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *