Quienes somos

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»Vantage_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

Como el Padre me ha enviado

Así yo los envío a ustedes (Jn 15,9)

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»Vantage_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

Somos una congregación religiosa misionera, fundada en Turín en 1910 por el Beato José Allamano. Hoy nuestra familia está constituida por miembros de diversas nacionalidades  y culturas y estamos presentes en 4 continentes: África, Europa, Asia y América

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»Vantage_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

Consagramos toda nuestra vida  a Dios para la misión, estamos siempre disponibles a salir de nuestra tierra y de nuestra cultura para ir a lugares donde la Iglesia tiene necesidad de fuerzas evangelizadoras.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»Vantage_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

El Padre Fundador ha pensado el Instituto  como una Familia, nos ha invitado a encontrar en María Consolata nuestros lineamientos característicos. Él nos ha querido apasionadas por Cristo, con corazón de discípulas.

[siteorigin_widget class=»Vantage_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]

Nuestro Carisma es la  misión ad gentes, es decir, el primer anuncio del Evangelio a quienes todavía no conocen a Jesucristo. El Fundador, el Beato José Allamano, nos ha soñado como “hijas de Maria Consolata”: la Virgen es  patrona y también modelo de nuestro misión: llevar a Cristo, verdadera Consolación, a todas las gentes.

[siteorigin_widget class=»Vantage_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

Nuestra espiritualidad misionera  radica en Jesús presente en la Eucaristía y en la Palabra, centro y germen de transformación de la vida y fuerza en la misión; en el Misterio de la Cruz; en la comunión fraterna, testimonio vivo de la presencia del Resucitado y en Maria Consolata, verdadera  Fundadora y  Madre.

Conscientes de la necesidad de la oración para vivir en fidelidad al Carisma el Beato Allamano nos formó: misioneras dóciles a la  acción del Espíritu Santo, eucarísticas y marianas, contemplativas en la acción, capaces de reconocer la presencia del Señor en su Palabra, en las personas y en los advenimientos de la historia.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»Vantage_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_PostCarousel_Widget»][/siteorigin_widget]