Una misión en «punta de pie»

La hermana Lucia Bortolomasi ha sido una de las pioneras de la misión en Mongolia. En este breve artículo, nos cuenta brevemente cuán difícil fue el comienzo, pero también la alegría de haber experimentado la presencia del Señor como protagonista de su vida y de su misión.

Participar en la apertura de una nueva misión es, sin duda, una gracia, un don gratuito. Esto lo hemos experimentado cuando en 2003 llegamos juntos a Mongolia, misioneras y misioneros de la Consolata, para un nuevo inicio. Vinimos de experiencias distintas y se nos ha dado un breve  tiempo de conocimiento mutuo antes de partir, y ya en esos momentos nuestra fe fue puesta a prueba por circunstancias inesperadas. Después de la llegada a Ulaanbaatar, en el verano de 2003, tuvimos una fuerte sensación de tener que depender completamente de la Providencia: unos días antes de llegar aún no sabíamos a dónde iríamos a vivir.

A nuestra llegada, tuvimos una bienvenida fraterna de parte de la pequeña comunidad misionera de Mongolia; pero también experimentamos la sensación de estar perdidos en un mundo completamente diferente, sin tener las coordenadas para descifrarlo. Y así nos sumergimos en la nueva realidad, confiando en Dios y contando con una verdadera fraternidad. Quien descubría algo en las exploraciones de la ciudad lo compartía con los otros en los momentos comunes; después de  mucha reflexión juntos y de la mucha oración, para sostener el discernimiento que se nos imponía cada día.

El primer paso fue el estudio de la lengua. Para nosotros, esto significó pasar tres años completos en escritorios escolares, volviéndonos niños y derramando lágrimas de adultos, dada la complejidad de la lengua mongol. Para recordarte que eres una extranjera, no es necesario hacer un esfuerzo: la cotidianidad de cada paso te arroja en el rostro esta realidad y te das cuenta de que dependes del buen corazón de quien eventualmente aceptes en tu presencia. Poco a poco, sin embargo, entras en esa cultura, comienzas a reconocer sus valores fundamentales y esto te da la fuerza para continuar permaneciendo en ella. Descubres que la misión es gratuidad y no «beneficencia»; aprendes que solo el amor de Dios te hace estar en ese lugar y que es normal que así sea, de lo contrario empezarías a pensar que eres tú el protagonista.

Pero no, y es una gracia: los mongoles vivían muy bien antes de tu llegada y continuarán haciéndolo después de que te habrás ido o hayas donado la vida en su tierra, pero el Espíritu quiere servirse también de ti con toda la carga de la fragilidad que llevas contigo para manifestar el rostro misericordioso de Dios. Y esto solo puedes hacerlo en la debilidad y en la fe, en la mansedumbre y en la sencillez. He aquí el porqué no son fundamentales las estructuras, las grandes obras. Esta fue una elección, no siempre entendida, pero fue el resultado de una reflexión común y de una constante confrontación con la realidad. Estamos acostumbrados a pensar la misión en términos del «hacer»; La realidad de Mongolia nos enseña que lo importante es estar presentes en medio de esa gente.

Internet en los primeros años fue un espejismo y sentimos mucho la distancia de nuestros seres queridos, amigos y familiares. Pero tal vez fue una ayuda intentar construir relaciones de verdadera fraternidad entre nosotros, sin poder encontrar refugios fáciles en la red, y redescubrir a un Dios cercano, presente, que guía y le da fuerza a tu vida. En cualquier caso, tuvimos que confrontarnos  con la soledad, que en Mongolia también asume una connotación de aislamiento: es la misma morfología del territorio que lo impone, con sus inmensas y poco pobladas extensiones, con los extremos climáticos y la dureza de la naturaleza. Esto también te moldea, obligándote a confrontarte constantemente contigo misma, mientras viajas en la estepa durante horas y horas o cuando te encuentras sola en el silencio de la naturaleza. Todo esto me ha dado un bien enorme y por eso le agradezco mucho al Señor. Tal vez podría resumir mis impresiones con la imagen de la misión vivida «en puntas de pie», carente de cualquier forma de protagonismo de nuestra parte y rica de la presencia providente de Dios; Una escuela de vida y de fe que espero poder poner en práctica, aceptando vivir profundamente cada momento para convertirme en un instrumento de verdadera consolación.

La desproporción entre nuestra pobreza y fragilidad y las exigencias de la misión es muy grande en Mongolia. Creo que esto también es una gracia, porque nos ayuda a no confiar tanto en nosotros mismos, sino en el poder del Espíritu. En cualquier caso, podemos decir que hemos asistido a muchos milagros diarios y, sobre todo, al misterio de abrirse los corazones al encuentro con el Señor. No hemos tenido grandes éxitos para contar, pero sí una profunda alegría para compartir: aquella de quienes nos han recibido y permitido ser instrumentos para hacer que Cristo entrara en sus vidas. ¡Aunque hubiese sido una sola persona, hubiera valido la pena!

Hna Lucia Bortolomasi, mc 

Publicado en Asia, Mongolia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *