a la sombra del Altísimo

Del 17 – 01 – 2020  al  06 – 02 – 2020, un grupo de Hermanas Misioneras de la Consolata mayores de Colombia, estuvimos “a la sombra del Altísimo” en la Casa Madre Margarita de la Calle 170 Norte, en Bogotá – Colombia, viviendo lo que para algunas Hermanas fue un Retiro, y, más que Retiro Espiritual pero que  las Hermanas Guías del Encuentro, Sor Alejandra Pulina y Sor Luz Mery Restrepo ofrecieron tres semanas que pudimos vivir en profundidad, retomando el pasado de nuestras vidas con sus luces y sombras, éxitos y fracasos, acontecimientos positivos y negativos, en fin, para recoger los frutos de nuestra vida.

Todo para ofrecerlo a Dios Quien, con corazón infinitamente misericordioso, nos comprende y absuelve, devolviéndonos a cambio Vida Nueva e Inmortal que podemos gozar desde ya pues Jesús dijo que “El Reino de los Cielos está en medio de nosotros”.

Por medio de láminas, dinámicas, símbolos y especialmente mediante las Reflexiones sabias, profundas y sencillas de las Hermanas Guías, cada una de nosotras pudo identificar y reconocer el camino recorrido con sus más y sus menos, y la meta a la que aspira a llegar, todo llevado a la reflexión, contemplación y oración personal para lo cual se nos dio todo el tiempo que necesitábamos, de silencio, a solas con Dios y con nuestro ser, ayer y hoy, para ofrecerlo al  Señor y Dueño de la vida y a la Comunidad, en un compartir de manos y corazón abiertos, reconociéndolo como un Don, por lo que logramos en buena parte donarlo con verdad y sencillez, reconociendo nuestra calidad de Hermanas engendradas espiritualmente a la vida religiosa –misionera-ad gentes, por el mismo Padre y Fundador: el Beato José Allamano y nuestra Señora y Madre, La Consolata, a quien el Padre reconoce como la verdadera Fundadora.

Durante estos especialísimos días, vivimos acontecimientos de Familia de particular relevancia que iluminaron, enmarcaron y le dieron profundo sentido a los mismos: encuentros, acompañamiento personal, retiro… todo fue un tesoro precioso. De manera particular tuvimos la oportunidad de acercarnos al Padre Fundador en su edad madura,  pudiendo aprender de él a desprendernos de las cosas y de la vida hasta quedar con lo esencial: ¡Dios solo! como Sacramentinas – Misioneras.  Esta vivencia fue sellada con una Celebración Eucarística y un compartir fraterno, con nuestros hermanos, los Sacerdotes y los Laicos Misioneros de la Consolata y las Hermanas nuestras de otras Comunidades de Bogotá el día 29 de enero, fiesta de la fundación del Instituto.

Para completar el marco  en esta Revisión: Espiritual, Fraterna y Misionera de nuestras vidas, el día en que celebramos la Eucaristía de Clausura de nuestro Programa, ofreciendo al Señor nuestros Proyectos de SANTIDAD MARIANA-CONSOLATINA – SACRAMENTINA – MISIONERA para el resto de nuestras vidas y, habiendo ya regresado a la Casa del Vergel que acoge con amor a las Hermanas que llegamos de las Misiones, a la hora del “Angelus”, en la tarde, se nos informa que la Hermana Alejandra Giraldo quien, aún enferma, participó y aportó con claridad de mente y de espíritu en varios de los Encuentros del Programa, se ha dormido en Dios.

Aparentemente dormida pero sabiendo que no, pues le dijo a una Hermana que la visitó en la clínica durante la mañana, que estaba siendo presa de intensos dolores en todo su cuerpo; así, en la paz y quietud que la caracterizó toda su vida y, como saboreando la cruz de la entrega, la encontró su Señor para recibir los frutos maduros de una larga y fecunda  vida de entrega amorosa a Dios y a sus hermanos-as, a la edad de 82 años apenas cumplidos,  con 60 de servicio misionero vividos generosamente en  casi todas las misiones de Colombia y Venezuela.

HNA CELINA OTÁLVARO OCAMPO, mc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *