Nuevo logo MC: su explicación

Desde el mes de junio, nuestro Instituto de Hermanas Misioneras la Consolata tiene un nuevo logotipo. Así es como la Dirección General nos presenta la motivación:

«Desde hace tiempo se advierte la necesidad de componer un Logo del Instituto que, de manera simple y lineal pero al mismo tiempo profunda y significativa, pueda representarnos visualmente».

La idea y el diseño gráfico estuvo a cargo de dos hermanas: «Queremos resaltar que el componente central del logo, la Consolata estilizada, proviene de una larga tradición. De hecho, es el ícono inserto durante muchos años en el logo de nuestro Colegio Consolata en San Pablo (Brasil), retocado y levemente adaptado, con el propósito de ser el logo del Instituto”.

 

La Consolata es el elemento central del nuevo logotipo. He aquí la explicación:

LA CONSOLATA: se ubica en el centro del mundo, porque ella es la «Madre más tierna» que derrama salvación y consolación a toda la humanidad. La Consolata resume nuestra IDENTIDAD: MC. De hecho nuestro Padre Fundador nos ha señalado precisamente a la Consolata como la verdadera fundadora para que por ella fuéramos re-concebidas y podamos renacer con su identidad. La Consolata concibe a su Hijo y en su Hijo a todos nosotros, como personas y como Instituto. Y como ella genera a Jesús, nosotras también estamos llamadas a hacer presente a su Hijo, verdadera Consolación.

Se pueden reconocer en este logo diversos elementos:

C – significando Consolación/Consolata

S – significando Hermanas (Suore en italiano)

M – significando Misioneras

El rasgo que representa al Niño puede leerse nuevamente como: C, Consolata / Consolación (Cristo Jesús, verdadera Consolación). Así, el ícono de la Consolata incluiría nuestras iniciales oficiales «MC» pero también las iniciales del nombre completo del instituto: «Hermanas Misioneras de la Consolata».

La Consolata se inserta en un CÍRCULO ROJO que representa fuego, amor. Este fuego es el carisma: anunciar a Jesucristo, el Hijo misionero del Padre a toda criatura. Un fuego que ilumina, calienta, da vida, regenera y unifica. Un fuego que recorre la historia vocacional de cada una de nosotras y de todo el Instituto. El Fuego «de dar la vida de entregarnos a Dios y a la misión, todo hasta el final».

En torno a la Consolata, envuelta por el círculo rojo, encontramos un MUNDO ESTILIZADO. El mundo está abierto, representa la sed de la humanidad que espera conocer a Jesús, verdadera Consolación. Y nosotras somos llamadas por el Espíritu a calmar esta sed anunciando a Jesús consolación, para que cada persona pueda experimentar el amor de Dios profundamente apasionado por sus criaturas. En el mundo percibimos la CRUZ en rojo para indicar que Jesús con la ofrenda de su vida ofrece salvación a toda la humanidad. La unión de la persona con Dios tiene lugar precisamente en la cruz y bajo de la cruz, lugar donde además nos convertimos en uno también y entre nosotros.

Abajo en color azul, hay DOS ONDAS que indican cómo el Instituto es impulsado por un torrente de GRACIA, por la onda del Espíritu. Un Instituto abierto a la novedad del Espíritu, que nos impulsa a ir, permanecer y servir hasta el don de la vida. (Cfr. Visión de Instituto, Actas capitulares 2014) Todo dentro del GRAN UNIVERSO (círculo sin bordes demarcados, color amarillo / rojo) que es alcanzado por la salvación de Cristo Jesús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *